Sillas moller 77

Objetos Indultados

Una segunda oportunidad siempre es posible

Conjunto de cuatro sillas de estilo escandinavo clásico de gran calidad, con maravilloso acabado. Destacan, dentro de su diseño nórdico, la forma orgánica del respaldo que dota a las sillas de una gran comodidad y las patas de sección circular, más estrechas hacia la base, y que estilizan visualmente su estructura.

 

Este conjunto de sillas están inspiradas en la silla número 77 del diseñador danés Niels Otto Moller.

 

 

Aun teniendo alrededor de cincuenta años, es un diseño atemporal que combina con cualquier estilo, convirtiéndose en unas piezas donde prevalece más el diseño que la propia función para la que fueron creadas.

 

EPOCA: Años 60

 

MEDIDAS: Ancho: 48 cms. Fondo: 46 cms. Alto:79 cms

 

 

Tanto el asiento como el tapizado han sido rehechos, puesto que presentaban bastante deterioro. El retapizado se ha realizado con skay negro siguiendo las directrices del diseño original.

 

Al ser un mueble vintage recuperado, tiene algunas marcas menores del lógico paso del tiempo pero nada importante. Por favor, para cualquier pregunta o aclaración no dude en ponerse en contacto con nosotros.

 

PRECIO: No disponible

 

GASTOS DE ENVIO: Incluidos en el precio para envios a Peninsula y Baleares, otros destinos consultar.

Sillas Moller 77

REALIDADES Y FICCIONES

 

“...Se echó entonces hacia atrás contra el respaldo de la silla. Recordaba que era bastante tarde y que comprendió que acababa de detectar la comisión de un delito. En un primer momento no quiso creerlo, pero no halló, al final, ninguna otra explicación. Ya al alba cerró para marcharse a casa, atravesando las calles de Ystad. Al llegar a la plaza de Stortorget se detuvo y pensó que no había, de hecho, ninguna otra explicación: el hombre de Farnholm había cometido un delito de deslealtad para con el Consejo de Comercio Exterior, una importante evasión de impuestos, toda una cadena de falsificación de documentos.

A partir de entonces, anduvo buscando los posibles agujeros negros existentes en todos los documentos que llegaban a su escritorio procedentes de Farnholm. Y en efecto, allí estaban, aun que no siempre, sí casi siempre. De forma paulatina fue identificando el alcance de las transgresiones. Por todos los medios trató de no dar crédito a lo que veía, hasta que le fue imposible. Pese a todo, no reaccionó. Ni siquiera hizo partícipe del descubrimiento a su hijo. ¿Acaso fue porque, en el fondo, no quería creerlo? ¿Era posible que nadie más, ni las autoridades ni ninguna otra persona hubiese detectado los fallos? ¿Tal vez había descubierto un secreto inexistente? ¿No sería, ya desde el principio, demasiado tarde, una vez que el hombre de Farnholm se había convertido en el cliente dominante del despacho?

La niebla se espesaba según avanzaba, aunque él se había figurado que empezaría a despejarse conforme se aproximase a la ciudad de Ystad. Al mismo tiempo, era consciente de que no podría mantener la situación por más tiempo, pues ya sabía que el hombre de Farnholm tenía las manos manchadas de sangre. Debía hablar con su hijo. A fin de cuentas, Suecia era un país donde aún se hacía justicia, por más que todos veían cómo aquélla se desvirtuaba y debilitaba cada vez más. Su propio silencio formaba parte de ese proceso degenerativo."

 

Henning Mankell El hombre sonriente (2003)

MÚSICA INSPIRADORA