Mesilla Tiffanys

 

Mesilla “Tiffany's”

 

Con esta mesilla de noche hemos querido hacer un sincero homenaje a la icónica película Desayuno con diamantes.

 

La mesilla está realizada en un estilo barroco. Lo podemos ver por sus características patas cabriolé y las líneas sinuosas del copete de la parte superior, pareciendo como si en sus extremos tuviera unas alas de ángel.

Los tiradores son parte del tributo a la pelicula al ser unos grandes diamantes.

 

Puede ir en cualquier lugar de una casa o comercio donde quieras llevar el estilo shabby chic.

 

 

EPOCA: Años 40/50

 

MEDIDAS: Largo: 54 cms. Fondo: 35 cm Alto: 57 cms ( 67 cm con copete)

 

 

Para la elección de la tonalidad de acabado del mueble hemos elegido el característico color (Azul turquesa) de las cajas de la joyeria Tiffany , parte protagonista del film.

 

Al ser un mueble vintage recuperado, tiene algunas marcas menores del lógico paso del tiempo pero nada importante. Por favor, para cualquier pregunta o aclaración no dude en ponerse en contacto con nosotros.

 

PRECIO: Artículo no disponible

 

GASTOS DE ENVIO: Incluidos en el precio para envios a Peninsula y Baleares, otros destinos consultar.

Mesilla Tiffany's

REALIDADES Y FICCIONES

 

Paul: Bueno, este es… un bonito lugar en el que vive. También acaba de mudarse, ¿no?

Holly: No, vivo aquí como desde hace un año. El teléfono está allí. Bueno, estaba. Oh, ya recuerdo. Lo metí a la maleta. Amortigua un poco el sonido. (Sin darse cuenta Paul pisa al gato que Holly tiene como mascota, y éste maulla saltando sobre los hombros de su agresor y luego hacia lo alto de un estante frente a la pared).

Paul: Lo siento. ¿Está bien?

 

Holly: Claro. Claro. Él está bien, ¿no es así, gato? (Holly va por el animal y lo abraza para ponerlo de nuevo en el suelo y dirigirse a la cocina a buscar en el frigorífico la comidad del gato) Pobre gato viejo. Pobre gato sucio. Pobre gato sucio sin nombre. Como yo lo veo, no tengo derecho a darle uno. No nos pertenecemos el uno al otro. Sólo nos conocimos por el río un día. No quiero jamás nada propio hasta que no encuentre un lugar donde yo y las cosas estemos juntas. No estoy segura dónde es, pero sé cómo me gustaría: como Tiffany’s.

Paul: ¿Tiffany’s? ¿Se refiere a la joyería?

 

Holly: Así es. Estoy loca por Tiffany’s... Escuche. ¿Usted conoce esos días cuando uno se siente medio rojo? (Holly vuelve a la salita del apartamento y se acomoda en el único sofá que tiene)

Paul: ¿Sentirse rojo? ¿Quiere decir triste?

 

Holly: No, la tristeza da porque uno engorda o quizá porque llueve demasiado. Sólo te pones triste, es todo. Los días rojos son horribles. De repente uno tiene miedo y no se sabe de qué se tiene miedo. ¿Alguna vez ha tenido ese sentimiento?

 

Paul: Claro.

Holly: Bueno, cuando me siento así la única cosa que me hace bien es subirme a un taxi e ir a Tiffany’s. Me calma los nervios inmediatamente. La tranquilidad y el orgullo se le parecen. Nada malo podría sucederte allí. Si pudiera encontrar un lugar en la vida real donde me sintiera como en Tiffany’s entonces… entonces compraría algunos muebles y le daría al gato un nombre…

Desayuno con Diamantes (Breakfast at Tiffany’s, 1961)

MÚSICA INSPIRADORA

Objetos Indultados

Una segunda oportunidad siempre es posible