Mesilla China

 

 

La mesilla ha sido totalmente restaurada ya que se encontraba en muy mal estado. Es una pieza visualmente pesada que hemos aligerado y alegrado con este rojo china y dado un toque personal con los papeles de periodicos chinos.

 

Es una mesilla que se encontraba sin la parte superior y hemos colocado un mármol con el que hace una combinación perfecta. Los tiradores son de porcelona blanca

 

ÉPOCA: Años 20

 

MEDIDAS:: Alto: 67 cms . Largo: 37 cms. Fondo: 33 cm

 

 

El color elegido para el lacado ha sido un rojo china, que simboliza la fortuna en China. Además para cerrar el conjunto en el frente y los laterales y darle mayor coherencia, se forró con papel de periódico con tipografía china, rematando el conjunto con unos pomos de porcelana.

 

Por favor, para cualquier pregunta o aclaración no dude en ponerse en contacto con nosotros.

 

PRECIO: 140 €

 

GASTOS DE ENVIO: Incluidos en el precio para envios a Peninsula y Baleares, otros destinos consultar.

Mesilla China

REALIDADES Y FICCIONES

 

Comenzaba a despuntar la primavera en Madrid y se notaba sobre todo a la hora de las cañas en pleno centro, donde una marabunta de gente ávida de cerveza y su correspondiente aperitivo, marchaba ligera de ropa en claro homenaje a la estación recién estrenada. Como es de esperar, yo me encontraba entre esta masa enfervorecida, con todos mis sentidos puestos en esa sagrada ofrenda.

 

En un imperceptible golpe de vista, algo llamó mi atención y logró sacarme del aletargamiento típico que produce el alcohol y el ser parte de la masa. Es ahí cuando ya fijé la vista y la vi, desde el primer momento me dejó fascinado, había algo en ella que me atraía y no podía dejar de mirarla.

Supongo que sería esa mezcla de serenidad y aplomo que da la edad y también de vergüenza por lo perdido en el camino, o por ese carácter único que el paso del tiempo da, y que nunca tendría un adolescente.

 

Dejé mi caña en la barra, salí del bar, con el convencimiento de saber que iba hacer algo que llevaba tiempo esperando.

Me armé de valor, sin pensar mucho en lo que estaba haciendo, me planté delante de ella, y fue en ese momento cuando aparecieron las dudas y me quedé callado contemplándola, sin saber que decir, y aunque fueron unos segundos aún tengo la sensación de fueron minutos eternos.

 

Intenté articular palabra pero había que algo en ella que me provocaba una parálisis que me hacía parecer estúpido. Por fin en un momento de arrojo y valentía acerté a decirle:

 

“Ya no te preocupes por nada, yo te restauraré “

MÚSICA INSPIRADORA

Objetos Indultados

Una segunda oportunidad siempre es posible