Mesilla 1234
Mesilla años 50 patas cabriolé con copete

 

 

Mesilla de lineas curvas que la hacen muy ligera. Destaca el bonito trabajo realizado por el ebanista y el bello juego de los colores de la madera.

 

Es una mesilla que irá perfecta en tu dormitorio o en cualquier lugar, dando un toque romántico y vintage. Ha sido restaurada con mucho mimo y al ser un mueble recuperado, tiene algunas marcas menores del tiempo pero nada importante.

 

EPOCA: Años 40/50

 

MEDIDAS: Largo: 51 cms. Fondo: 43 cm Alto: 61 cms (69 cms con copete)

 

 

Al ver los juegos de colores que hace la madera, tuvimos la idea pintarla de un color mas claro y seguir jugando con ese binomio bicolor. Es un esmalte al agua libre de disolventes y respetuosos con el medio ambiente.

 

Al ser un mueble vintage recuperado, tiene algunas marcas menores del lógico paso del tiempo pero nada importante. Por favor, para cualquier pregunta o aclaración no dude en ponerse en contacto con nosotros.

 

PRECIO: 165 €

 

GASTOS DE ENVIO: Incluidos en el precio para envios a Peninsula y Baleares, otros destinos consultar.

Mesilla 1, 2, 3 y 4

Mesilla años 50 patas cabriolé con copete
Mesilla años 50 patas cabriolé con copete
Mesilla años 50 patas cabriolé con copete
Mesilla años 50 patas cabriolé con copete
Mesilla años 50 patas cabriolé con copete

REALIDADES Y FICCIONES

 

Siempre he tenido una relación especial con mi mesilla de noche, teniendo siempre claro que es el lugar donde guardar mis secretos, las cosas importantes y sobre todo esos recuerdos que tienen un valor sentimental, una foto, ese primer reloj que ya no funciona, una carta ( sí, sí, antes se recibían cartas de amigos en el buzón y no solamente eran del banco), una agenda que guardas desde el instituto, o un diario donde anotas o anotabas esas pequeñas anécdotas que iban modelando tu vida y que quieres que mientras estés en el desamparo del sueño de la noche estén cerca de ti, siendo el ancla a tu realidad, una toma de tierra mientras navegas por tus sueños.

 

También cuando dentro de una pesadilla, dudas si estas entre realidad o fantasía, ese leve gesto de acercar la mano a la mesilla, tocarla, y sentir sus formas te hace darte cuenta de que estás en tu cama, en tu casa, en tu vida.

 

En ese momento sueltas un suspiro de alivio pero también de agradecimiento a esa fiel compañera.

MÚSICA INSPIRADORA

Objetos Indultados

Una segunda oportunidad siempre es posible