Consola Luis XV
Consola Luis xv shabby chic

 

Se puede ver en ella las características del estilo Luis XV con su gran trabajo de ebanistería. Destaca el predominio de la línea curva en tres dimensiones y su profusa decoración tallada en la madera de motivos ornamentales de medallones, de tipo floral o natural, como la venera central o la concha que encontramos en la parte baja.

 

Esta consola es un elemento único y original del mobiliario que se puede colocar en cualquier lugar de la casa que quieras destacar. Puedes usarla en el dormitorio como tocador, en la entrada de la casa, en un gran salón, detrás de un sofá para dividir espacios, en un escaparate de una tienda. Desde luego, que no pasará desapercibida.

 

EPOCA: 1ª Mitad del siglo XX

 

MEDIDAS:: Alto: 81 cms . Largo: 117 cms. Fondo: 43 cm

 

 

Ha sido lijada y se ha realizado un tratamiento preventivo contra xilófagos. Se le ha aplicado una pintura mate de efecto empolvado de color blanco champagne y una terminacion decapé para darle volumen a la exuberante decoracion vegetal, consiguiendo que tenga un toque Shabby Chic muy elegante.

 

Al ser un mueble vintage recuperado, tiene algunas marcas menores del lógico paso del tiempo pero nada importante. Por favor, para cualquier pregunta o aclaración no dude en ponerse en contacto con nosotros.

 

PRECIO: 400 €

 

GASTOS DE ENVIO: Incluidos en el precio para envios a Peninsula y Baleares, otros destinos consultar.

Consola Luis XV

Consola Luis xv shabby chic
Consola Luis xv shabby chic
Consola Luis xv shabby chic
Consola Luis xv shabby chic

REALIDADES Y FICCIONES

 

“… Se incorporó para contemplar su obra y darle los últimos toques. Aquella venera en el centro y en la parte baja le entusiasmaba, era su particular homenaje a su diosa Venus. Como le decía su socio:

 

“Federico, siempre serás un pagano” medio en broma medio en serio. También le tenía por un poco loco, pero sabía que sus muebles, piezas únicas, siempre se vendían.

 

Eran inspiradas en otra época, en otros estilos que no estaban de moda, pero siempre provocaba el mismo efecto. Alguien entraba a curiosear en el taller-restauración-ebanistería-almoneda-vendemos-un-poco-de-todo, y ese alguien, se paraba enfrente de la última creación de Federico y el flechazo se producía, siendo el mueble inmediatamente adquirido.

 

Federico se consideraba a sí mismo un escultor de muebles, un Pygmalión al que le gustaba imaginar un pasado y un futuro para los muebles que creaba. Acababa de leer, por enésima vez, Las Amistades Peligrosas, y soñaba que una consola igual que la suya había estado en la residencia de la virtuosa Madame de Merteuil. En ella se apoyaba, llena de culpa y deseo a esperar al inquietante seductor, el Vizconde de Valmont…

 

Y ahora que le he puesto un pasado… a dónde irá esta pieza…”

MÚSICA INSPIRADORA

Objetos Indultados

Una segunda oportunidad siempre es posible